31 Marathon Des Sables -Aventura de Ángel Pavón-

Después de viajar en avión el jueves, el viernes nos quedaban 6h y 30 min de autocar hasta las haimas que, la verdad, se hicieron un poco largas y pesadas. El sábado día antes de comenzar la prueba miles de preparativos en la haima. Nuestra haima era la numero 13, estábamos Fede, Edu, Luis, Quique, Ruyman, Pablo, Chimo y yo. Se respiraba en todo el campamento una calma tensa, todos deseando de empezar ya y sobre todo si habíamos acertado con nuestra elección con la mochila en lo que se refiere a comida y material ya que iba a ser nuestra fiel amiga y nuestra vida para los próximos 7 días.
El mismo sábado recogíamos el dorsal, control de mochila y su peso, nos daban el GPS localizador, roadbook de la prueba, etc…

Domingo 10 abril; 35km
– la salida fue muy buena los primeros 3km eran bastante correderos, hasta que sufrimos 12km seguidos de dunas que te metías hasta la rodilla. Permanecí cómodo en el grupo cabecero entre los 50 primeros, me encontraba bien. Sabía que esto iba a ser muy largo pero había que aguantar el arreón de los primeros días.
Cada vez hacía más calor y no podía parar de beber agua; para cuando salí de las dunas estaba bastante tocado a nivel deshidratación.
Es muy complicado venir a una prueba como esta donde ya a las 08.00h el termómetro marca casi 30 grados y en cuestión de 2 horas pasas a 40 sin despeinarte…complicado en el sentido de que en Madrid la temperatura mas alta que he salido a entrenar era de 7-10 grados y si subía a la montaña a entrenar nieve y 5 bajo cero casi siempre. Así que el calor sin una buena aclimatación puede pasarte factura. Logré recuperarme pero llegaba a los controles de paso seco perdido y los dos bidones siempre vacíos.
Había que  cambiar la estrategia para el segundo día y los restantes. Guardar energía porque podría sufrir el riesgo de quedarme sin fuelle. Pero yo estaba bien, me recuperé el domingo tras el calor y la deshidratación y el lunes lo afrontaba con ganas aun sabiendo que se me había ido mucho tiempo.
Los que han hecho otras ediciones no recuerdan un primer día de carrera tan duro y exigente; ya hablaban que esta 31 edición sería la más dura de la historia y la más arenosa.

Lunes 11; 41km
– Empecé el día con  buenas sensaciones…pero otra vez el calor me pasó factura y esta vez de verdad. Puede ser que arrastrara algo de deshidratación del día anterior pero no se podía hacer mas. Antes de llegar el control 2 de paso ya iba seco, a falta de 2km sin agua y eso que iba a sorbitos pero es complicado entre tanta duna, porque el gasto calórico y energético se multiplica por 5, es decir, un día sales a correr como un entrenamiento normal de 15km de carrera continua en 1h 05min y no te hace falta beber; aquí 14km entre dunas son casi 2 horas a fuego, con una reventada de piernas brutal y te bebes si o sí 1.5L de agua y no te enteras.
Llegué al CP2 deshidratado, me senté y sin energía; a ver si me recuperaba en 10min…pero seguía débil por haberme deshidratado.
Menos mal que pasaron Quique y Ruymar, compañeros de haima y me levantaron de allí; gracias a ellos despacito nos fuimos andando hasta completar el día que se me hizo muy largo.
Ya en la haima, a recuperarse. Liofilizados, encender el fuego, rehidratarse ( al día podía llegar a beber fácilmente unos 10L de agua y me parecían pocos…muy deshidratado si).
Pero entre medias de todo eso empezó el calvario con los pies. Si el domingo no pasó nada a nivel heridas o rozaduras…hoy segundo día fue quitarme los calcetines y tenia 2 uñas fuera…llenas de sangre y agua además de diferentes ampollas en los dedos. Eso no me preocupaba por que con ampollas al principio duelen, a los 10min se calientan y te olvidas de ellas…pero aquí en estas condiciones de calor van a más…mucho más.
Bueno me recupero y voy al medico; digo seré de los pocos que acuden, al fin de todo es solo el segundo día…pufff pues estaba eso lleno de gente. Si el primer día ampliaron 1 hora mas el tiempo de corte para que entraran los competidores el segundo día los que no se retiraron el día de antes, ya estaban haciendo las maletas y para casa.
Si el primer día no amplían 1hora mas el corte se hubieran producido mas de 100 abandonos.
Así que bueno, me curaron…el dolor es soportable si…a veces. Que te levanten las uñas para extraer la sangre de dentro no tiene nombre. Muy doloroso.

Martes 12; 37km
– El día previo a la gran cita del cuarto día de 84km y 36h para terminarlo.
Había que ser inteligente y guardar todas las energías posibles para esta etapa. Así que el tercer día con la deshidratación arrastrada y los pies como iban había que ser muy conservador y cuidar cada paso al milímetro y no pisar mal.
La  verdad que nos metieron todo el día entre dunas y caminos por arena…otra reventada. Así que gasto energético bestial y al terminar el día mas problemas con los pies.
Heridas sobre las heridas y fruto del recalentamiento ampollas sobre las ampollas…así que al medico de nuevo para que me reforzara las curas para la etapa de 84km.
Por lo demás en la haima a descansar; a las 20.30h ya estábamos todo el campamento metidos en el saco…parecía eso un cementerio.

Miércoles 13 abril; 84km…la etapa reina con 36h para terminarla de margen.
Día largo y duro el que nos esperaba; iba a ser una combinación de dunas y montaña con el famoso paso montañero con cuerdas.
Ya en la haima antes de salir, era imposible meterme las zapatillas por el dolor. La palabra imposible se queda corta…era mirar las zapatillas y ya sentía dolor.
No era el único…el 80% del campamento caminaba o al menos se tenia en pie de una manera lamentable; es como si un chico se pone tacones altos y a cada paso de va cayendo…solo de recordar esa sensación de andar así me dan  ganas de llorar. El dolor era insoportable ya…pero entre risas en la haima por no llorar te calzabas las zapatillas y a por otro día mas…ya se calentarían las ampollas y heridas…eso espero en 84km.
El objetivo del día era completar los 8 controles de paso separados entre ellos entre 10-14km y así a cortos objetivos lograbas avanzar un poco más. Queríamos hacerlo del tirón, los 84km desapacio y sin hacer noche en ningún control de paso. Así que sobre la marcha.
Dunas, montañas majestuosas, pasos montañosos increíbles, era complicado de vez en cuando no pensar en el dolor y ver lo que te rodeaba. Es impresionante la verdad.
Ibamos Edu con pequeñas molestias en la espalda por la mochila, Quique con los pies destrozados, Ruyman iba genial de pies y dolores, y se nos juntó Juan, un chico de Guatemala muy divertido con su jerga y sus gritos locos locos que animaban el día. Así que hicimos grupeta y los km pasaban mas amenos.
En cada CP parábamos a recargar agua, comer algo, estirar piernas, quitarte la mochila…nada escasos 5 min que te daban la vida.
No se que era mejor parar o seguir; parar 5 min era morirte; las heridas de los pies se enfriaban y emprender la marcha de nuevo costaba 20/30min reactivarlos. Así me pasé 14h a cada paso con dolor, pero era mas que una lucha física…había que mentalizarse…mitigar el dolor, que no pudiera contigo, controlarlo…pero…a cada paso lo controlas si…pero cada paso a la vez te va minando la moral y las energías.
Llegamos al CP4, km 45 ecuador de la etapa; comimos para pegarle el arreón final de 39km hasta el 84. Del CP4 al CP5 ya era de noche; teníamos que ir con los frontales, sticks de posición que te daba la organización y a seguir.
Y lo peor de todo fue que esos 11km fue andar en una autentica playa; no se avanzaba nada y aquí si que pasaron los 20min para calentar las heridas de los pies pero los dolores iban a mas y no podía controlarlos; faltando 3km para llegar el CP5 mis compañeros de haima Edu y Ruyman tuvieron que cogerme, agarrarme a ellos y como un autentico fantasma pasé 3km arrastrado por ellos. Un infierno, deshidratado, era consciente de que en una de esas me iba a desplomar al suelo y le dije Edu que estuviera atento que me iba a desplomar…me tuvo que coger del brazo porque me caía hacia atrás. Al límite total…
Logré llegar y les dije a Ruyman y Edu que dijeran al medico del control, ya que no podía mediar palabra, que me curara los pies, que me diera algo para rehidratarme, que me iba a quedar en el CP5 unas 5 o 6 horas y que a las 6 de la mañana intentaría ponerme en pie, calzarme las zapatillas y terminar con los 29km que me quedaban.


Por allí se encontraba un chico sevillano; estaba haciendo una gran competición, se había colado entre los 20 primeros…pues en el CP5 donde me quedé se tuvo que retirar, le tuvieron que rehidratar y monotorizar para recuperarle porque estaba ido, deshidratado y perdido. Preocupante como se encontraba…le dijeron que hasta aquí.
Yo llegué, me tumbé el el suelo, estaba ido sin energía; las únicas palabras que le dirigí al medico fueron: ” no me retires, me curas los pies, me rehidratas, descanso un poco y en 5 horas sigo” …mis compañeros se reían, el médico también …era como …. si me retiras te mato.
Me tomaron la tensión, termómetro y me dieron agua con 1 sobre de electrolitos.
Lo tomé, saqué mi saco de dormir y mientras que a Quique le terminaban de curar sus pies les dije; ” no me esperéis, iros que yo mañana llego”.
Y así fue, puse la alarma a las 06.00h para intentar empezar a las 07.00h…iba solo…me esperaban 29km asi que saqué mi música, y con un antinflamatorio que me dieron paso a paso puedo correr, quería llegar cuanto antes…y como pude llegué corriendo 21km de los 29 que me quedaban. La verdad que sorprendido de mi mismo…no se que o quién me llevó hasta meta pero metí los 29km en 5h05min tardando en total menos de 28h.

Ahora solo quedaba 19h para curarme los pies, comer, descansar ya que faltaban 42km del ultimo día.
Mis compañeros de haima unos craks: vaya recibimiento me hicieron…muy emocionante.

Viernes 15; 42km
– me levante bien, con energía…llegados hasta aquí no podía abandonar esto.
Lo de meter las zapatillas en los pies…sin palabras. Imposible andar…empecé con Ruyman y Quique ( éste iba muy mal con sus pies, infección y todo en alguna herida)…digo empecé porque si Quique iba lento…yo más…y para mí Quique iba en un Ferrari imposible seguir su ritmo.
Bueno…mi ritmo de andar era de 14min 50seg el kilómetro, es decir,  vas andando cojo.
Eché  cuentas y dije…hoy dan 12h para terminar la etapa….11h59min me valen. Asi que a por ello!!!!!
Salí con dos analgésicos que me dieron para combatir el dolor pero no me hicieron nada de nada. En el km 14 estaba el primer control de paso…había hecho 14km en mas de 2h30min…una  bestialidad. Así que cogí un Espidifen que llevaba, era arriesgarse a combatir el dolor…2h antes habia tomado 2 analgesicos para caballo…y esperaba para tomar un tercero pero es que así con ese dolor imposible dar un paso mas.
Me lo tomé; a los 20 min trotando…pues desde el km 19 hasta meta adelanté a mas de 150 personas…estaba con dolor pero podía seguir. El espidifen me dio lo que necesitaba…o no se qué fuerza me catapultó hasta meta.
De las casi 12h que habia pensado hacer…al final 7h30min a punto de coger a Ruyman y Quique me sacaron 45min.
Sabía que era el último día, si pasaba por meta había terminado la competición y era FINISHER. La etapa del sábado, la solidaria por UNICEF no contaba, era solo un trámite.

Saqué la bandera que me llevé al Círculo Polar Ártico y los 2 últimos km corría con la bandera de ESPAÑA muy motivado y sacando las ultimas fuerzas para  conseguirlo…y así fue.
Gran emoción y gran lucha conmigo mismo.

Derecho a mi haima, mis compañeros, chapó de nuevo, sabían que no podía ni ponerme en pie pero ahí estaba con ellos.
Recuperarme, comer y al medico para curarme de nuevo los pies; son increíbles el despliegue de personas  cualificadas para  curarte los pies…autenticas ingenierías sobre las heridas.

Sabado 16; etapa solidaria 17km.
– La verdad que esta etapa no era necesaria hacerla tan larga. Íbamos a ir todos juntos, y sobre todo los de la haima pero yo ya desde el minuto 1 era imposible andar así que he tenido que hacerla solo en 5 horas de suplicio infernal. No tenian fin esos 17km… parecían 170.
Hoy todos hemos vestido la misma camiseta; azul turquesa destinada a UNICEF.
Al llegar a meta PATRICK BAUER,director de la carrera me pone la medalla, me da un abrazo y yo tan feliz con mi objetivo una vez más conseguido, mi bandera a mis hombros y el recuerdo en todo momento de mi amigo en estos 7 dias 24h. Por el, he llegado hasta aquí. Ya no pienso en lo duro que fue, ya pasó, solo pienso en que esto iba por el.

Y sin olvidarme de los email recibidos, que no hemos recibido todos ya que hemos tenido tormentas de arena y eso ha dificultado las comunicaciones. Los llevaba conmigo en la mochila todos los días.
Las muestras de apoyo y energía que me llegaban para seguir…

Hoy ya en el hotel, mañana al medico. Tengo infección en varias heridas de los pies.
Gracias a todos una vez más.

Anuncios

Acerca de podologiadeportiva.com

Pioneros en España en Podología Deportiva y Estudios biomecánicos de la pisada.
Esta entrada fue publicada en Lesiones deportivas, Maraton. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s