Calzado Femenino y Salud

Los pies femeninos siguen sufriendo la tiranía de los tacones

Ángel de la Rubia, podólogo deportivo y especialista en biomecánica clínica nos aclara: El Pie es la cenicienta del cuerpo humano por el maltrato al que son sometidos, sin embargo, a ellos les debemos la cualidad humana.

Pese a su vital función, porque de ellos depende la salud de nuestras articulaciones y estado de bienestar general, lo cierto es que buena parte de la población, sobre todo femenina, sigue ignorando aspectos básicos en cuanto a su cuidado y necesidades.

La mayoría de las mujeres que acuden a mi consulta aquejadas de problemas y lesiones fruto del deporte  pero también del uso de zapatos incorrectos, desconoce realmente el tipo de pie que tiene y como debe ser el calzado ideal para el día a día y  para realizar  deporte.

Sin llegar al extremo de las invalideces que provocó la cultura nipona al vendar los pies de las niñas para convertirlas en geishas, el calzado de tacón está claramente relacionado con la aparición de  patologías, 72% en la mujer contra un  28% en el hombre.

Las patologías más frecuentes por el uso de tacón son el dolor de espalda, la artritis de rodilla, las metatarsalgias y la aparición de juanetes y dedos en garra.

Por otra parte el uso de zapato de tacón está claramente relacionado con el absentismo laboral por accidentes in itinere, un 23% en la mujer contra un 12% en el hombre.

Infografía de los problemas en los pies por el uso de zapatos de tacón

Hagamos un poco de historia

Los primeros modelos de sandalias eran de cuero y fueron descubiertos en la tumba del faraón Tutankamon. Los romanos fueron revolucionarios en muchas cosas y muchas de nuestras leyes siguen rigiéndose por el derecho romano, pero además, fabricaban sandalias muy similares a las que forman parte de la moda actual y han pasado 2000 años!, esto es moda?. Las babuchas moras datan del siglo XII.

El calzado de tacón tuvo gran auge en la corte francesa del siglo XV y curiosamente fueron los hombres los pioneros en su utilización junto a las pelucas. También las amazonas, que colocaban un clavo en el talón para evitar perder el estribo del caballo y al bajar  se veían más atractivas al andar de un modo más estiloso y esbelto.

Con la revolución industrial se inicia la mecanización del calzado y la fabricación por números y en el siglo XX aparecen los materiales modernos, destacando en 1971 la innovación del EVA como material absorbente y ligero y que hoy día sigue constituyendo la media suela de nuestras deportivas.

¿Como debería de ser el calzado fisiológico?

El Calzado habitual de calle debe adaptarse suficientemente al pie, permitiendo el  movimiento libre de los dedos. Lo ideal es que esté realizado con piel natural, transpirable y suela de goma en invierno para ofrecer amortiguación y función antideslizante. El tacón no debe superar los  de 3 cm de altura para repartir convenientemente las presiones entre talón y antepié. Durante la estación invernal en países como el nuestro dónde llueve y hace frío lo ideal es la utilización de botas o botines de tacón ancho que ofrecen mayor sujeción al tobillo.

Para muchas mujeres la alternativa al tacón es la bailarina o manoletina y se equivocan nuevamente, ya que representan un calzado que no ofrece ninguna sujeción ni estabilidad y además la ausencia absoluta de tacón provoca gran estrés al talón, tendón de Aquiles y gemelo.

En la otra cara de la moneda estarían los zapatos de tacón alto y punta estrecha, hasta 4 o 5 centímetros los podemos considerar de menor riesgo para la salud, los que tienen entre 5 y  8  cm serian considerados de alto riesgo y  los de 8 a 12 cm  deberían estar absolutamente desaconsejados por el daño corporal que conllevan, sobre todo por el valor añadido de la puntera estrecha, provocando daño irreparable en forma de juanetes, dedos en garra, callosidades en planta y dorso de los dedos, luxaciones digitales, acortamiento del tendón de Aquiles y gemelo, hiperlordosis lumbar, dolor en rodillas al tener que andar con ellas en semiflexión con pasitos cortos, etc.

En Inglaterra el sindicato de la mujer ganó un pleito contra empresas que obligaban a sus trabajadoras a utilizar zapatos de tacón. Afortunadamente en España, empresas como Iberia o Adif, han aplicado cierto sentido común a este respecto, mejorando las características del zapato de las azafatas y contando con nuestro colectivo a la hora de idear el calzado de su personal. Nuestras fuerzas armadas también han mejorado considerablemente la calidad del calzado, tanto de calle como la bota de campaña y el deportivo.

En verano es muy frecuente ver mujeres ataviadas con sandalias, una apuesta segura para combatir el calor y sentir la libertad que el pie demanda, pero que supone un alto riesgo para el propio pie pero también para el resto del aparato locomotor. Para esta época estival contamos en la actualidad con calzado cómodo y ligero que permiten expulsar el sudor, pero si finalmente optas por llevar sandalias, lo ideal es que ofrezcan la mayor sujeción posible al pie mediante tiras o cualquier otro sistema.

Seguramente ya habréis deducido que el calzado de calle ideal es el tipo casual del que poco a poco se va impregnando la sociedad, pero no es menos cierto que la moda  y los hábitos sociales nos condicionan la forma de vestir y calzar.

La zapatilla deportiva tipo running constituye el calzado ideal por sus características de amortiguación y estabilidad. La industria del calzado deportivo ha sufrido en las últimas cuatro décadas una gran revolución con la incorporación de nuevos materiales que hacen que la mujer corredora sufra menos lesiones, en la actualidad tenemos mujerdepor2zapatillas para cada actividad, para cada deporte, para cada tipo de pie, peso  y superficie, pero finalmente lo que optimiza el calzado en general y el deportivo en particular, es la incorporación de la plantilla personalizada o soporte plantar en caso de presentar alguna anomalía.

Como reflexión final os diré que la mujer corredora que lleva tacones de manera habitual, es más proclive a sufrir fascitis plantar y aquileitis, al tener acortadas estas estructuras por el uso del tacón y correr con zapatillas planas, por esta razón que recomendamos una buena dosis de estiramientos de toda la musculatura posterior de las piernas, gemelos, isquiotibiales, glúteo, piramidal…, para compensar y minimizar el riesgo de lesión.

Publicado en mujerdeportiva.com el 01/02/2016
Autor: Angel de la Rubia

Anuncios

Acerca de podologiadeportiva.com

Pioneros en España en Podología Deportiva y Estudios biomecánicos de la pisada.
Esta entrada fue publicada en Biomecánica, Estudio de la pisada, Lesiones deportivas, Plantillas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s